Escuela, escuela…

La escuela es vida. La vida es escuela.

Por la mañana dame pan

Deja un comentario

2016-09-10-18-12-44A cada situación lo suyo: pan para tostadas y para el vermú, aceitunas.

Es admirable la capacidad que algunas personas poseen de acomodar sus espectativas al momento vital que atraviesan. Adaptación. Disfrute inteligente de la vida.

Cada uno de nosotros sabe con certeza qué actividades le producen satisfacción, le procuran bienestar, le ensanchan el espíritu o, simplemente, le hacen sentirse mejor. Pero también somos conscientes -los adultos, principalmente- de que la rutina diaria no nos permite dedicar generosas porciones de tiempo a disfrutarlas. Quienes son capaces de adecuar sus tiempos a la tarea que realizan viven a fondo la vida; quienes tienen en su mente lo que les gustaría estar haciendo mientras llevan a cabo una labor más ingrata, en cambio,  padecen.

En el caso de la escuela procuramos que los niños sean conscientes de esta idea; de que debemos disfrutar a tope el juego cuando toca jugar, y también del trabajo más mecánico cuando toca trabajar de ese modo… Es tarea de los maestros enseñar a vivir  valorando los diferentes momentos que la vida nos va proporcionando. Es tarea nuestra, además, hacerlo con nuestro ejemplo; esforzándonos con ellos y también jugando con ellos. Porque, como bien sabemos, los niños aprenden más de nuestro comportamiento que de nuestras palabras.

Pero, ¿sabemos hacerlo? ¿Somos realmente conscientes de que todo forma parte de nuestra vida y de que cada momento tiene su propio valor? Quizá se aprenda con la edad. O quizá no, porque todos conocemos adultos incapaces de adaptarse a su situación real; son aquellos que viven enfurruñados, ansiosos y claramente infelices…(los que, por otra parte, sonríen poco).

La vida te ofrece continuamente oportunidades de aprendizaje al respecto. Sólo has de fijarte en las personas a las que, sin dudarlo, te atreverías a calificar de felices. Fijarte en cómo viven cada momento, en cuánta intensidad aplican a las tareas que su vida les brinda. Que las aproveches, o no, estará en tu manera de vivirla…

No tiene sentido emocionarse ordenando tu casillero, como no tendría lógica sentirse “ordenado” cantando con tu grupo favorito… pero ambas situaciones procuran momentos de vida más plena.

Igual que no tendría sentido desayunar aceitunas.  Por la mañana, dame pan.

 

Anuncios

Autor: javramiro

Tutor en tercer ciclo de Primaria. Convencido de la necesidad de cambiar la metodología en la escuela... y mantener nuestra ilusión de maestros-as. Y sabedor de que todo lo que acontece en la escuela es vida, a la vez de que la vida es, como dicen los antiguos, la mejor escuela... En el blog escribo sobre la escuela y sobre la vida. ¿Acaso son cosas distintas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s