Escuela, escuela…

La escuela es vida. La vida es escuela.

Abrir ventanas.

Deja un comentario

2016-09-11-11-33-59Nuestro profesor de Artística entraba en el aula sin pronunciar palabra, con una mano en el bolsillo y la otra haciendo chasquear los dedos medio y pulgar mientras señalaba la ventana, luego la pizarra y por último la puerta…

Así, todos debíamos entender de inmediato lo que quería. Y lo hacíamos. Salvo el primer día, en el que nos miramos atónitos y sin atrevernos a preguntar hasta que con una voz pausada, queda, pero que rezumaba impaciencia, decía: “abrir las ventanas, borrar la pizarra, cerrar la puerta”. Así, sin usar bien el imperarivo, ni siquiera.

Este modo de comenzar una clase de dibujo (en la que, por otra parte, podía situar a un compañero de pie sobre una banqueta toda la hora para que lo dibujáramos, sin ofrecernos ni la más mínima noción de cómo abordar semejante embrollo) sólo tenía de positivo el que verdaderamente abríamos las ventanas. El Hermano Francisco (sí, amigos, un religioso) nos daba, a pesar de todo, una hora deliciosa en la que, a la vez que dibujábamos (cada uno como podía), la corriente de aire fresco y las lecturas en voz alta que otros compañeros iban turnando nos apartaba de la sobriedad y el aburrimiento del resto del día. Día que, entonces, abarcaba mañana y tarde, por cierto.

Abrir las ventanas es la solución para expulsar el aire viciado. Y, como metáfora, viene al pelo para un día como mañana, inicio del curso para tantos niños y niñas… ¿Cuántos de nosotros, maestros, seremos capaces de “abrir las ventanas” en nuestras aulas? ¿Cuántos permitiremos que el aire fresco de la motivación refresque nuestras vivencias diarias?

El primer día del curso me hace pensar en tantas compañeras y compañeros que, teniendo inmensa capacidad y motivación, siendo auténticas, creativas y motivadoras, no van a poder desempeñar aún su importantísima labor con los niños. Aquellas y aquellos que, por lentitud e ineficacia en las gestiones administrativas varias, se van a quedar todavía fuera de las escuelas durante días o semanas… Siendo tan necesarias, necesarios.

Algunos intentaremos dar lo mejor. Lamentaremos ver por los pasillos algún comportamiento rutinario, alguna dejadez y unas pocas caras contrariadas. Y, entonces, echaremos de menos a todas y todos los que -lo sabemos- estarían codo a codo con nosotros.

Las que abrirían ventanas de par en par. Sin chasquear los dedos.

¡Ánimo! Os esperamos.

 

 

Anuncios

Autor: javramiro

Tutor en tercer ciclo de Primaria. Convencido de la necesidad de cambiar la metodología en la escuela... y mantener nuestra ilusión de maestros-as. Y sabedor de que todo lo que acontece en la escuela es vida, a la vez de que la vida es, como dicen los antiguos, la mejor escuela... En el blog escribo sobre la escuela y sobre la vida. ¿Acaso son cosas distintas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s