Escuela, escuela…

La escuela es vida. La vida es escuela.

Necesidad

1 comentario

plumaA veces utilizamos las palabras con insultante seguridad. Sin darnos cuenta del daño que les hacemos.

Nos dejamos llevar por el parecido entre ellas, por el uso común que escuchamos en otros hablantes, por lo bien que nos suenan… y no siempre centramos nuestra elección de palabras en su justo significado. Seguro que a ellas les gusta encajar como un guante en el lugar bien escogido de la oración, en vez de verse envueltas en un confuso mar de términos que en conjunto poseen difícil comprensión o, simplemente, no aportan lo que son en realidad.

En tiempos como éste, en fin de año, la palabra necesidad aparece con frecuencia. Muchas veces con un uso exacto y preciso, como cuando nos hablan -o hablamos- de personas con necesidad. Por desgracia -más bien por mala humanidad- son cada vez más las personas que viven situaciones indignas, careciendo de lo necesario para sobrevivir. En la escuela tratamos de recordar -y no sólo al final del año- que debemos mirar a nuestro alrededor para observar cómo no estamos solos, cómo cada persona y cada familia es un caso particular y de qué manera siguen adelante con su vida, algunos con total desahogo y otros con grandes dificultades; lo hacemos con el propósito de desarrollar la conciencia crítica, tarea que sospecho es cada vez más importante si deseamos que la escuela sirva para transformar la sociedad (¿sigue siendo éste un buen objetivo?).

En este caso me imagino lo feliz que la palabra se siente al ser justamente utilizada en una de sus acepciones. Sin embargo, se dan otros en los que se retuerce al significante, usándolo sibilinamente para otros fines… “Papá, necesito ir al parque porque están allí mis amigos”, “necesito verte inmediatamente”, “tengo necesidad de hablar contigo”… Parece que, inteligentemente, podemos permitirnos tomar una parte del significado de la palabra para recubrir nuestro deseo con una pátina de urgencia y drama. Eso dará, sin duda, a nuestro mensaje un carácter mucho más relevante.

No es difícil hacer ver a los niños y niñas lo importante de usar correctamente el significado de las palabras. Solamente es trabajoso, ya que debemos ser muy constantes y vigilar con atención nuestro propio lenguaje (sobre todo evitando palabras “comodín”). Pero, ¿y cuando queremos embellecer nuestro discurso? ¿Qué ocurre cuando aparece la Literatura?

En la escuela debemos crear con las palabras. Es nuestra obligación fomentar que la Literatura surja espontáneamente y, cuando esto ocurra, resaltarla y hacerla bien visible para todos. Admirarla. Festejarla. Tenemos miles de ejemplos de escritores  y escritoras, artistas de la palabra, pero nuestro alumnado también tiene capacidad y derecho a intentarlo. Es nuestro deber fomentar que así ocurra. Aunque para ello tengamos la dificilísima tarea de enseñarles a disfrazar las palabras, que no es otra cosa que utilizar todos esos recursos de nombre extraño: personificación, metáfora, comparación…

A las palabras no les gusta ser utilizadas de cualquier modo, pero seguro que les encanta disfrazarse de otras; jugar a significar algo diferente con la condición de que haya la complicidad necesaria para saber que es un truco, que no es del todo cierto, pero sí en parte, en una parte que acordamos con ellas…

“Papá, necesito ir al parque”.  Necesito se hace cómplice nuestro; nosotros sabemos que no se refiere a lo necesario para que el cuerpo sobreviva, aunque sí podría referirse a lo que anhela o precisa el espíritu, a aquello que proporcionaría un momento de felicidad. Ese es el juego que les gusta. ¿A ti no?

 

Anuncios

Autor: javramiro

Tutor en tercer ciclo de Primaria. Convencido de la necesidad de cambiar la metodología en la escuela... y mantener nuestra ilusión de maestros-as. Y sabedor de que todo lo que acontece en la escuela es vida, a la vez de que la vida es, como dicen los antiguos, la mejor escuela... En el blog escribo sobre la escuela y sobre la vida. ¿Acaso son cosas distintas?

Un pensamiento en “Necesidad

  1. Pingback: Altruísmo | Escuela, escuela...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s